lunes, 11 de octubre de 2010

Premio Nobel

El flamante premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo está en una cárcel de su país. Este hombre está en la cárcel por defender los Derechos Humanos, por defender la libertad de expresión, por defender la Libertad, en definitiva.
Es curioso que este enorme país asiático haya celebrado los últimos Juegos Olímpicos, que en estos tiempos esté celebrando la más enorme Expo Universal de todos los tiempos... siendo como es uno de los países del mundo en el que más se violan los derechos humanos. También es curioso que sea el país que hoy día más se beneficia del comercio y acuerdos económicos con las potencias mundiales... incluido EEUU.
Es curioso. O, al menos, a mí me lo parece.
El gobierno de este país no ha tenido rubor alguno de amenazar al gobierno de Noruega al considerar una afrenta el hecho de que haya concedido este premio a uno de sus reos políticos. Ha amenazado con conflictos diplomáticos.
Esa enorme potencia económica mundial, que tiene encarcelado al flamante premio Nobel de la Paz, se dice comunista. Esa potencia económica mundial esconde un enorme país tercermundista en sus enormes territorios internos, ése que cuando sufrió inundaciones en sus regiones rurales, pobres a más no poder, tuvieron que ser asistidas por los monjes tibetanos porque nadie acudió a su rescate. Que no tienen hospitales en estas zonas, no tienen apenas colegios, donde la gente malvive de una agricultura con los avances propios del siglo XIX.
Esa potencia mundial es el país que tiene en su cárcel al flamante premio Nobel de la Paz. Que obvia los derechos más fundamentales de las personas, pero que no duda en beneficiarse de los acuerdos económicos más jugosos, al más puro estilo capitalista.
Eso sí, todos los países occidentales se apuntan al carro de la tajada de melón que les brinda estos acuerdos comerciales. Lo que sea con tal de medrar.
Mis felicitaciones al flamante premio Nobel de la Paz. El mejor premio que podría recibir este hombre es que los derechos en su país fueran respetados y él puesto en libertad.
O, al menos, esa es mi opinión.

2 comentarios:

Raúl Peñaloza dijo...

Interesante contraste con el del año pasado. de la silla del poder a los barrotes.

Lola Montalvo dijo...

Y encima ahora también arrestan a la mujer del preso... ¡qué pais tan asqueroso, qué gobierno tan repugnante! ¿Por qué siguen los paises occidentales lamiéndole los pies a este país impresentable y concediéndoles eventos internacionales que nunca se deberían conceder a quien no respeta los derechos humanos? ¿¿Por qué??