sábado, 19 de marzo de 2011

Yo también apoyo a Garzón

Foto perteneciente a El País

Me sumo a este apoyo a Garzón.
No estoy influida por nadie, ni por partidos políticos, ni por ideologías, ni por nada.
Estoy motivada por mis propias convicciones. Las mías. Que han nacido de la información que he descubierto al consultar la documentación en la que me he sumergido para dar a mi nueva novela las dosis de realismo que siempre creo imprescindible. Sí, mi cuarta novela aborda, entre otros, el tema de los represaliados de la guerra civil y de la posguerra. Se cometieron crímenes durante años al amparo de una falta de control, crímenes que persiguieron ideas y persiguieron personas, fomentado por el odio y la ira.
Me da igual que me critiquen. Muchos en este país no están de acuerdo con esta lucha.
Muchos afirman que se debería dar por cerrada esta herida, por olvidado ese odio...
Pero yo no creo que deba ser así. Los que esto dicen, en ocasiones, son hijos y herederos del bando de los «ganadores» y eso no les da el suficiente grado de calado moral para considerar nada cerrado u olvidado. Ellos saben dónde están enterrados los suyos. Ellos saben dónde llevarles flores. Ellos los vieron, en la mayoría de los casos, morir acompañados de sus seres queridos y en sus propios lechos.
Pero hay muchas personas enterradas como animales en fosas, en zanjas junto a la carretera. Y eso no fue fruto de la guerra. Fue fruto del deseo de acabar con el otro.
Me da igual que lo hiciera el bando franquista. Si hubiera sido el otro, si el otro bando hubiera ganado y hubiera hecho lo mismo, mi repulsa sería exactamente igual.
Las heridas deben cerrarse, cierto. Pero para que curen de forma correcta primero hay que limpiarlas, sacar la ponzoña que las envenena, dejar la carne limpia y rosada, con los bordes regulares. Sólo así una herida podrá cerrar correctamente.
Sí, doy mi apoyo a Garzón y a su esfuerzo por dar solución a esto. Mi apoyo a su persona por la injusta persecución de la que está siendo víctima.
Me da igual lo qué opinen o digan de mí. Es mi libre opinión.
Y, por ahora, nada más.

6 comentarios:

Oniria dijo...

Totalmente de acuerdo, Lola. En todo caso, serían las víctimas de esta terrible tragedia las que deberían decidir si se pasa página o no, no los que ganaron, mandaron, tuvieron y siguen reteniendo.

Yo también doy mi apoyo a Garzón en este asunto. Y me da igual qué pendencias tenga él o cualquier otro, como me da igual de qué bando era quien hizo qué o si uno es rojo y el otro verde. Lo único que debe importar es que se pida perdón y se tomen las medidas legales necesarias por una atrocidad que nunca debió ocurrir.

Que critiquen y se enfaden, pues fíjate lo que puede importar que alguien no entienda que otro quiera saber qué pasó con su abuelo o su padre, con su madre o su hermana, o que se condene al criminal que los baldó a golpes en una cárcel lamentable o, peor, que los fusiló en la tapia de un cementerio tras dar un golpe de estado. Lo que a mí me parece increíble es que, a estas alturas, se tenga que seguir pidiendo esos mínimos.

Estas cosas siempre me indignan y me ponen tremendamente triste, a partes iguales.

Un beso, cielo ;)

José Ferrandis Peiró dijo...

Yo también apoyo a Garzón. Lo que le están haciendo no tiene nombre. Pero no hagamos de él un santo tampoco...
Si me lo permitís, os dejo un enlace a mi propio blog:
http://ferrandispeiroj.blogspot.com/2011/02/baltasar-garzon-luces-ysombras.html

Lola Montalvo dijo...

ONIRIA: eso es lo que me parece necesario: que se deje todo aclarado, que se dé respuestas a cientos de desapariciones. Lo que me parece horroroso es que se politice todo esto. Besos, Oniria y gracias por visitar este espacio y dar tu opinión.

Lola Montalvo dijo...

JOSÉ: No niego que Garzón tiene otras cusas abiertas en otras cuestiones dudosas. No le hago un santo y no le miro con los ojos cerrados.
Lo que creo es que todo esto se debería investigar como crímenes de guerra y genocidio tal como se hace en otros países donde ha sucedido algo similar. Tal como él ha hecho en países como Argentina o Chile. Y me parece fatal que se le haga un criminal por eso. En el resto de las causas que tiene abiertas, que se dirima su responsabilidad, si la tiene.
Muchas gracias, José. Gracias por leer y dar tu opinión. Visitaré tu blog con interés. Un abrazo.

Colombine dijo...

Para mí, el problema de Garzón, no es la razón de justicia que puedan tener sus causas, sus investigaciones. El problema de Garzón creo más bien que tiene su raíz en su egocentrismo y narcisismo absento de total discreción, claro que esto en un egocéntrico es inevitable.

En lo demás, de acuerdo contigo, la justicia es dar a cada uno lo suyo; y todos queremosy debemos saber adónde ir para poder recordar a los nuestros, es más, tenemos derecho a decidir incluso dónde han de descansar sus restos.

Saludos.

Lola Montalvo dijo...

COLOMBINE: sí, yo también creo que es egocéntrico y soberbio... Pero ha movido cuestiones que otros muchos han eludido durante años. Sé que está encausado en temas peliagudos. No lo disculpo, en absoluto... pero en este tema, lo respaldo al 100% porque muchas cosas quedan por dilucidar de la guerra y dictadura en España.